(volver a exposiciones anteriores)

 

Pinturas y esculturas de Marco Otero
10 marzo – 10 abril 2005

 

Hasta el 10 de abril podrá visitarse la muestra de pinturas y esculturas de Marco Otero en las salas 2 y 3 del MACLA.
Arquitecto, docente universitario, pintor, escultor, escenógrafo, Marco Otero residió en Venezuela, México y Francia. Su retorno a la Argentina lo encontró más unido que nunca a la pintura pero siendo un completo desconocido para sus pares. La fuerza de su carácter, que claramente se vislumbra en su obra, lo llevaron a exponer en las principales galerías del país y a participar de bienales y concursos, obteniendo varias menciones.

 


En sus trabajos, la energía del trazo es una extensión de su personalidad inquieta, que lo lleva a transgredir pero sin abandonar la cuidada composición.
Autodefinido como expresionista abstracto, en muchas de sus pinturas, la atención está puesta en la parte superior de la tela, donde como tormentas, caen los colores y formas, acompañadas por trozos de madera o chapas.
El marco recortado que explora en algunos de sus obras, parecen experimentar con su salida del rectángulo hacia la escultura, autentica transpolación de sus pinturas sobre la superficie tridimensional.
Marco Otero nació en Bahía Blanca en 1941. Obtuvo el Primer Premio María Guevara (1977, Venezuela), Premio Francisco de Miranda (1978, Venezuela), Primer Premio “III Bienal de Pintores Arquitectos (1980, Argentina), Mención Premio IV Bienal de Pintura Paloma Alonso (2001, Argentina) y Mención de Honor Universidad de Morón 8° Bienal de Pintura (2004, Argentina), entre muchos otros.
Su obra participa de numerosas colecciones públicas de Venezuela y Argentina entre ellas la del MACLA, que acaba de recibir una de sus obras destinada a integrar la Colección Patrimonial.

 


López Anaya escribió para uno de sus catálogos: “La pintura y la escultura son dos vías imbricadas en la producción de Marco Otero. Ambas le ofrecen la posibilidad de ejercer su indagación práctica y artesanal; también son campos aptos para la especulación analítica y reflexiva”.
Para Rafael Pineda, “Otero profundizó la experiencia en Europa, pero no quitó los ojos, ni las manos de América”.

 

[siguiente]

 

 

[arriba]